PCISA

Patrimonio Cultural Inmaterial de la Sierra de Albarracín

Los Mandamientos y los Sacramentos

     Los Mandamientos de Amor” es un canto de ronda y galanteo amoroso —basados en el precepto cristiano del mismo nombre— cuyos orígenes posiblemente se remonten a la Edad Media[i], florecieron en la Edad Moderna (particularmente en siglo de Oro) y estuvieron muy difundidos por toda la Península Ibérica y en Iberoamérica hasta mediados del siglo pasado. A imagen y semejanza de éstos, los Sacramentos de Amor es otro canto de ronda de similares características que se solían cantar a continuación de los Mandamientos. Ambos eran interpretados por cuadrillas de mozos o rondallas acompañados de instrumentos musicales como guitarras, bandurrias, la dulzainas, flautas, violines, etc.

En la Sierra de Albarracín, tanto los Mandamientos como los Sacramentos se cantaban principalmente la noche del 3 de junio, víspera de la Pascua de Pentecostés o la misma noche del 3o de abril a continuación de los Mayos. En otras comunidades españolas se cantaban durante las distintas festividades locales y/o asociadas con ciclos de la naturaleza como es el caso de las Marzas de Casilla León y Cantabria que versan sobre las cosechas, la primavera y el amor y se celebraban el 28 de Febrero o durante el Carnaval. En algunas localidades montañesas como Bárago los Mandamientos se cantaban en Nochevieja y Año Nuevo (versos de los mandamientos de Bárago en el apéndice documental) como canto de cuestación, es decir que los mozos aprovechaban la ronda para pedir el aguinaldo a los destinatarios de los cantos en forma de alimentos o dinero.

Los romances son cuartetas con diversas rimas y métricas y normalmente con tonadas de jota aragonesa bulliciosa y alegre que siguen el hilo conductor de los Diez Mandamientos católicos (o los Siete Sacramentos de la Iglesia Católica) y se usan para rondar a la persona amada convirtiendo los preceptos religiosos en alabanzas profanas que se acercan más al pecado que a las virtudes morales que parodian. Así por ejemplo, el primer mandamiento “Amarás a Dios sobre todas las cosas” inspira en el romance de Tramacastilla una declaración de amor terrenal. Los versos “rezan” así : “En el primero nos mandan sobre toda cosa amar y es tanto lo que te quiero, que no te puedo olvidar“.  Este discurso profano es similar en los romances de otras poblaciones españolas. Así por ejemplo, en Aso de Sobremonte de Huesca (Véase el vídeo de estos Mandamientos en el apéndice audiovisual) son aún más irreverentes y jocosos en el abuso metafórico de este precepto: “El primero amar a Dios, el segundo a la botella, el tercero a la mujer y el cuarto dormir con ella“. No es de extrañar que estas coplas fuesen reprimidas y perseguidas por las autoridades religiosas y por el clérigo local, llegando incluso a ser objeto de persecución por la Inquisición mejicana en el siglo XVIII.[ii]

En cambio en el romance de Torres, el hilo conductor sigue un camino más próximo al precepto cristiano dándole un sentido metafórico y poético: “El primero de esta rosa, es un hermoso jazmín; amar a Dios, porque, al fin, es sobre todas las cosas.”

En el apéndice gráfico incluimos una comparación de todos de los cuartetos de los Mandamientos de la Sierra donde se puede apreciar la diferencia de las versiones de los versos que existe entre localidades que distan unas de otras apenas un par de leguas, fenómeno éste que también se da en el caso de los canto de los Mayos. Los de Albarracín y los de Tramacastilla se asemejan bastante no solo en el sentido sino también en la clave, sin embargo los de Torres provienen de otra inspiración más respetuosa con el precepto asemejándose más a un subgénero que algunos autores[iii] denominan los Mandamientos de las flores que se cantan también en otras regiones como  en Luriezo y Esanos (Cantabria) cuyos primeros versos son: “El primero, esta rosa es un hermoso jardín; amar a Dios, porque al fin, Dios sobre todas las cosas.”[iv]

Otro tipo, quizás más primitivos, son los denominados Mandamientos a lo Divino que se no se usaban para rondar sino para orar. Un buen ejemplo de este tipo son los que se cantan todavía en Bárago (Cantabria) cuyos versos se asemejan a otros del siglo XVI incluidos en un cancionero de coplas de Francisco de Velasco del que se conserva una copia[v]. Su primer mandamiento dice así: “El primero es que me quieras; con amor muy verdadero; y estés firme y muy entero; en mi fe hasta que mueras; y tu verás quán de veras; te lo galardonaré; si mis mandamientos guardas, yo la gloria te daré…” (ver romance completo).

En cuanto a la extensión geográfica de los Mandamientos, los encontramos en numerosas poblaciones de regiones españolas (i.e. Castilla-León, Castilla La Mancha, Cantabria, Asturias, Galicia, Extremadura, Aragón, Navarra, Cataluña, entre otras) además de otros similares allende nuestras fronteras en Méjico, Argentina, Portugal y Brasil. Reproducimos una variedad de ellos en los apéndices documentales y audiovisuales.

En la Comunidad de Albarracín aparecen documentados a finales del siglo XIX por Manuel Polo y Peyrolón[vi] aunque no hemos hecho una investigación más extensa que nos permita afirmar que no hay referencias bibliográficas anteriores si bien es lógico pensar que se cantaban desde antes asociadas al canto de Los Mayos. En la actualidad, además de los referenciados por Polo y Peyrolón que se enmarcan en Albarracín, conservamos los romances y las músicas solo de Tramacastilla y Torres. Veamos a continuación los tres romances juntos con sus cuartetos precedidos del orden y el precepto cristiano que no se canta.

En los apéndices gráficos, documentales y audiovisuales, además de los Mandamientos de la Sierra de Albarracín, reproducimos diversas versiones de Mandamientos y Sacramentos de otras poblaciones con sus versos, tablas comparativas, partituras, audios, vídeos, documentos, etc.

MANDAMIENTOS Y SACRAMENTOS DE AMOR DE LA SIERRA DE ALBARRACÍN

Para terminar, digamos que tanto en la Sierra de Albarracín como en numerosas poblaciones de todo el país, tras medio siglo de tregua sin cantos de Mandamientos ni Sacramentos en nuestra querida Sierra, no se han perdido para siempre. Se están recuperando por parte de asociaciones musicales —apoyados por la Administración Pública— como la Rondalla de Noguera cuyos Mandamientos amor, en versión muy parecida a los de Aso de Sobremonte de Huesca, reproducimos en un vídeo del apéndice. Esperemos que esta tendencia continúe el camino de recuperación emprendido por Los Mayos hace un par de décadas y pronto los veamos incluidos en las numerosas rondas que se celebran el 30 de Abril en nuestra serranía.

PUBLICACIONES SOBRE LOS MANDAMIENTOS Y SACRAMENTOS DE AMOR[vii]

  1. RODRÍGUEZ MARÍN, Francisco: Cantos populares españoles, 4 vols. (Sevilla, Francisco Álvarez y Cía: 1882-1883) núm. 3293;
  2. OLMEDA, Federico: Cancionero Popular de Burgos [1903] (Burgos: Diputación Provincial, reed. 1975) p. 30;
  3. LLANO ROZA DE AMPUDIA, Aurelio de: Del Folklore asturiano [1922] (Oviedo: CSIC, 3ª ed., 1977) pp. 165–166;
  4. COSSÍO, José Mª de y MAZA SOLANO, Tomás: Romancero popular de la Montaña, 2 vols. (Santander: Sociedad Menéndez Pelayo, 1933–1934) II, núm. 524;
  5. VERGARA MARTÍN, Gabriel María: Coplas y Romances (que cantan los mozos en algunos pueblos de Castilla la Vieja con motivo de las bodas, de la Cuaresma, de las fiestas de Pascuas y de otras festividades) (Madrid: Editorial Hernando, 1934) pp. 118–120;
  6. SCHINDLER, Kurt: Folk Music and Poetry of Spain and Portugal (Nueva York: Hispanic Institute, 1941) núm. 32 [textos];
  7. CÓRDOVA Y OÑA, Sixto: Cancionero popular de la provincia de Santander, 4 vols. (Santander, Aldús: 1947–1955) IV, pp. 67–69;
  8. GARCÍA MATOS, Manuel: Cancionero popular de la provincia de Madrid, 3 vols. (Madrid: C.S.I.C., 1951–1960) II, núm. 344;
  9. MARAZUELA, Agapito: Cancionero Segoviano (Segovia: Jefatura Provincial del Movimiento, 1964) p. 275;
  10. DÍAZ VIANA, Luis, DÍAZ, Joaquín y DELFÍN VAL, José: Catálogo folklórico de la provincia de Valladolid, 5 vols. (Valladolid: Diputación Provincial, 1978–1982) II, núm. 42;
  11. RETA JANÁRIZ, Alfonso: “Algunos romances y canciones tradicionales en Navarra”, Cuadernos de Etnología y Etnografía de Navarra XII:34 (1980) pp. 71–83, pp. 75–78;
  12. ORDÓÑEZ, Valeriano: “Alma lírica del pueblo. El huerto de los cantares”, Cuadernos de Etnología y Etnografía de Navarra XIII:38 (1981) pp. 5–156, pp. 134–135;
  13. MANZANO ALONSO, Miguel: Cancionero de folklore zamorano (Madrid: Alpuerto, 1982) núms. 154–157; SANTOS, Claudia de,
  14. DOMINGO DELGADO, Luis y SANZ, Ignacio: Folklore segoviano I: La rueda del año (Segovia: Caja de Ahorros y Monte de Piedad, 1982) pp. 64–65 y 68;
  15. MAJADA NEILA, Pedro: Cancionero de La Garganta (Cáceres: Diputación Provincial, 1984) pp. 48–49;
  16. CARRAL, Ignacio: “Cómo se casa la gente en Castilla”, en Folklore de Castilla, ed. I. Tejero Cobos (Segovia: Caja de Ahorros y Monte de Piedad, 1985) pp. 89–97, pp. 95–96;
  17. TEJADA VIZUETE, Francisco y otros: El folklore de Orellana: Orellana la Vieja (Badajoz) (Orellana: [edición del autor], 1986) p. 47;
  18. TEJERO COBOS, Isidoro: Dulzaineros, música y costumbres populares en tierras segovianas (Segovia: Caja de Ahorros y Monte de Piedad, 1990) p. 69;
  19. VALDIVIELSO ARCE, Jaime L.: “Las marzas según se cantaban en el pueblo de Bezana (Burgos)”, Revista de Folklore 137 (1991) pp. 169–173, p. 171;
  20. Un muestreo en la poesía tradicional de La Mancha Baja. Colección “Vicente Ríos Aroca”, ed. J. M. Fraile Gil (Albacete: Zahora 33, 1993) p. 171;
  21. GÓMEZ MUÑOZ, Rafael: Oraciones, poesías religiosas y profanas del saber popular de Villaralto (Pozoblanco: [edición del autor], 1994) pp. 56–58;
  22. FLORES DEL MANZANO, Fernando: Cancionero del valle del Jerte (Cabezuela del Valle: Cultural Valxeritense, 1996) p. 119;
  23. GUERRA IGLESIAS, Rosario: El folklore de Piornal: estudio analítico musical y planteamiento didáctico, tesis doctoral (Cáceres: Universidad, 2000) núm. 84 (http://www.piornal.net/musica/tesis/tesiscancionesronda3.htm#MANDAM);
  24. MANZANO ALONSO, Miguel: Cancionero popular de Burgos I Rondas y canciones (Burgos: Excma. Diputación Provincial, 2001) núms. 19–20, 22–28, 30–49;
  25. SUÁREZ LÓPEZ, Jesús: Cancionero secreto de Asturias (Gijón: Fundación Municipal de Cultura, Educación y Universidad Popular, 2005) núm. 688;
  26. MELENDO POMARETA, Joaquín: “Tres canciones de Carenas”, Qal’At Ayyub: Revista de Cultura y opinión 3:2 (julio 2001) http://www.calatayud.org/revista/carenas_pomareta.htm;
  27. ANAYA FLORES, Jerónimo: Tradiciones populares en los pueblos monteños de la provincia de Ciudad Real (www.montesdetoledo.org)

NOTAS

[i] No hay testimonios documentales de los “mandamientos de amor” como tal hasta principios del s. XV sin embargo, como ocurre con otras tradiciones poéticas populares, casi todos hunden sus raíces en la oscura Edad Media de la que quedan pocos testimonios escritos de hechos y costumbres populares. La mayoría de los que nos han llegado hasta nuestros días provienen de la Edad Moderna cuando la imprenta posibilitó una difusión más amplia, pero en muchos casos beben de la tradición oral medieval transmitida generación tras generación.

[ii] MÉNDEZ, María Águeda: Secretos del oficio: avatares de la Inquisición novohispana (México: El Colegio de México-UNAM, 2001) pp. 99–106. Ver enlace Web.

[iii] PEDROSA, José Manuel, “Los mandamientos de amor y Los sacramentos de amor: lírica a lo divino e inversiones profanas (de la Edad Media a la tradición oral moderna), Revista de Folklore #328, 2008. Ver enlace Web

[iv] Ibídem ii

[v] Ibídem ii

[vi] POLO Y PEYROLON, Manuel, “Los Mayos”, Burgos 1885. (Descargar novela completa)

[vii] Ibidem ii

APÉNDICE GRÁFICO

APÉNDICE AUDIOVISUAL

MANDAMIENTOS DE TRAMACASTILLA | Alumnos de José Luis Urbén

LOS MANDAMIENTOS DEL AMOR | Rondalla de Noguera de Albarracín

LOS MANDAMIENTOS DEL AMOR | Rondalla de Aso de Sobremonte (Huesca)

LOS MANDAMIENTOS DEL AMOR | Manuela Argüello de Castrillo de la Valduerna (León)

LOS SACRAMENTOS DEL AMOR | Coros y Danzas de Alabarderos de Huete (Cuenca)

LOS SACRAMENTOS DEL AMOR | Ronda Marcera de Tanos (Cantabria)

Anuncios