PCISA

Patrimonio Cultural Inmaterial de la Sierra de Albarracín

Dulcinea del Toboso, la Maya de D. Quijote de la Mancha

Deja un comentario

Miguel de Cervantes en su famosa obra “Don Quijote de la Mancha”, incluye el siguiente párrafo en el capitulo XIII de la Primera Parte…

dulcinea_segun_cervantes

Cita de Cervantes e imagen de la bella Simonetta de Botcelli

“Aquí dio un gran suspiro Don Quijote y dijo: yo no podré afirmar si la dulce mi enemiga gusta o no de que el mundo sepa que yo la sirvo; sólo sé decir, respondiendo a lo que con tanto comedimiento se me pide, que su nombre es Dulcinea, su patria el Toboso, un lugar de la Mancha; su calidad por lo menos ha de ser princesa, pues es reina y señora mía; su hermosura sobrehumana, pues en ella se vienen a hacer verdaderos todos los imposibles y quiméricos atributos de belleza que los poetas dan a sus damas; que sus cabellos son oro, su frente campos elíseos, sus cejas arcos del cielo, sus ojos soles, sus mejillas rosas, sus labios corales, perlas sus dientes, alabastro su cuello, mármol su pecho, marfil sus manos, su blancura nieve; y las partes que a la vista humana encubrió la honestidad son tales, según yo pienso y entiendo, que sola la discreta consideración puede encarecerlas y no compararlas.” (1)

POSIBLE ORIGEN DE LOS VERSOS DE LOS MAYOS

De este texto de Cervantes finales del siglo XVI parece desprenderse que el origen de los versos de los mayos se remonta a la época de los artistas renacentistas que se inspiraban en el ideal de la belleza clásica, cuyas características eran “piel blanca, sonrosada en las mejillas, cabello rubio y largo, frente despejada, ojos grandes y claros; hombros estrechos, como la cintura; caderas y estómagos redondeados; manos delgadas y pequeñas en señal de elegancia y delicadeza; los pies delgados y proporcionados; dedos largos y finos; cuello largo y delgado; cadera levemente marcada; senos pequeños, firmes y torneados; labios y mejillas rojos o sonrosados.” (2). El máximo referente artístico de este canon de belleza femenina lo representan la Venus de Boticelli, inspirada en Simonetta Vespucci, modelo del artista, que fue una noble veneciana.

venus_de_boticcelli

“El nacimiento de Venus” (1485), Sandro Boticelli

En poesía, Petrarca en Italia y Garcilaso de la Vega en España son los máximos representantes de la poesía profana que tiene por objeto la alabanza del ser amado. “Es un amor neoplatónico y espiritual, algo perfecto y casi siempre inalcanzable. El neoplatonismo plantea que la belleza exterior de la mujer es imagen de la belleza interior, y ésta es, a su vez, imagen de la belleza de Dios. Por tanto, La mujer amada aparece idealizada y es símbolo de todas las perfecciones de la naturaleza (como muestra de la belleza divina)”(3).

Estos versos del Cancionero de Petrarca, pudieran ser fuente de inspiración de la cita cervantina que precede estas líneas:

“El gesto ardiente nieve, la crin oro,
las cejas ébano, y los ojos soles,
por los que al arco Amor no ha errado el tiro;
perlas y rosas en que el mal que adoro
formaba ardiente voz entre arreboles;
cristal su llanto, llama su suspiro.”(4)

O quizás estos de Garcilaso de la Vega:

En tanto que de rosa y de azucena
se muestra la color en vuestro gesto,
y que vuestro mirar ardiente, honesto,
con clara luz la tempestad serena;

Y en tanto que el cabello, que en la vena
del oro se escogió, con vuelo presto
por el hermoso cuello blanco, enhiesto,
el viento mueve, esparce y desordena…(5)

O estos otros tomados de la Egloga I de Garcilaso

“¡Oh hermosura sobre’l ser humano,
oh claros ojos, oh cabellos d’oro,
oh cuello de marfil, oh blanca mano!”(6)

CONCLUSIÓN

Es, en consecuencia, bien posible que los cancioneros populares de ronda se inspirasen en estas fuentes ilustres renacentistas para componer sus versos de ronda a las Mayas y que fuese Cervantes, a través de su famoso libro de caballerías, el inspirador de algunos de ellos.

CITAS

(1) MIGUEL DE CERVANTES. Don Quijote de la Mancha, Puesto en castellano actual por Andrés Trapiello, Primera Parte, Capítulo XIII, Página 114:

(2) PÉREZ PAREJO, Ramón, “El canon de belleza a través de la Historia”, Espéculo, nº 34, Nov. 20o6, Revista Digital Cuatrimestral , UCM, ISSN: 1139-3637

(3) LÓPEZ ASENJO, Mario, “La poesía renacentista: temas y tópicos”, 29 mayo, 2013, (Enlace)

(4) PETRARCA, Francesco,  “Cancionero”, Fragmento CLVII, Venecia, 1470 (Enlace)

(5) GARCILASO DE LA VEGA, Soneto XXVIII,

(6) GARCILASO DE LA VEGA, Fragmento de la Egloga 1, (Enlace)

Anuncios

Autor: Manuel Matas

Miembro de la Junta Directiva de CECAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s