PCISA

Patrimonio Cultural Inmaterial de la Sierra de Albarracín

La corrida y el baile de los Pollos

Deja un comentario

Como parte de las fiestas patronales en honor Virgen de la Asunción y San Roque de Bronchales, desde tiempos inmemoriales tenía lugar festejo tradicional denominado la corrida y baile de los Pollos. 

Don Ramón Arnau, Protonario Apostólico y Dean del Cabildo Catedral de Valencia, nos aporta evidencias documentales de la existencia de dicho baile en el siglo XVII en un artículo publicado en el programa de fiestas de Bronchales en 2001:

“Un aspecto muy peculiar de las fiestas de aquellos años la ofrecía el baile de los pollos. Los datos referentes a este baile típico de Bronchales son abundantes y ponen de manifiesto que a los bailadores se les gratificaba con cierta cantidad de dinero. Así en 1676 el pagador del ayuntamiento deja sentada una partida según la cual se pagan 4 sueldos a los que bailan los pollos. Notas idénticas se repiten en los años sucesivos y en 1749 se dice explícitamente haberse pagado cuatro sueldos a los que bailaron los pollos en las fiestas de Ntra. Señora y san Roque. Se ve a simple vista que el baile de los pollos fue en aquellos años un elemento integrante de las fiestas de Bronchales, costumbre que por desgracia ha desaparecido y que debería, por todos los medios, recuperarse pues se trata de una peculiaridad local.”

La fiesta de los Pollos solía programarse los días 15 de Agosto primera hora de la tarde y, hasta 1962, comenzaba con una carrera pedestre que denominaban “la corrida” seguido por la interpretación de de la jota de los Pollos. A partir de 1963, en Bronchales desaparece la carrera pedestre y queda únicamente el baile de los Pollos en modalidad de concurso.  En otras localidades de Aragón, los vencedores de la carrera recibían como premio pollos y antes de recibirlos estaban obligados a bailar la Jota de los Pollos. Habitualmente, el vencedor recibía tres pollos; el segundo, dos, y el tercero, uno.  Tal era el caso en varios pueblos del próximo valle del Jiloca. Celedonio García Rodríguez y José Antonio Adell Castán nos describen así la jota de los pollos de Loscos[1]:

“Por la subcomarca de la sierra y campo de Loscos encontramos algunos pueblos en los que el baile de la “jota de los pollos” es una obligación demostrativa y de testimonio del vencedor de la corrida de pollos.

Las carreras de Loscos se celebran en las fiestas de la Virgen y San Roque; el día de la corrida el alguacil anuncia con un pregón la celebración de las carreras que se van a disputar. Desde el Ayuntamiento se sale en desfile hasta el lugar denominado de “La corrida”; allí, por un camino, se disputan los pollos que colgados de una horca presiden las pruebas.

Según una crónica del corresponsal de Diario de Avisos de Zaragoza de 1897, la corrida de pollos se celebró el día del patrón San Roque por la tarde, “en presencia del clero y ayuntamiento, llamando la atención la de burros por las diferentes peripecias a que da lugar”. Después de las corridas de pollos el público presenciaba el “baile de los pollos”. Otra crónica del Diario de Avisos de Zaragoza de las fiestas de 1907 clasificaba las “típicas corridas de hombres” entre “libres unas y otras puestos dentro de sacos”. En 1910, el mismo Diario señalaba que “hubo grandes corridas de pollos, de mujeres y de burros”. También se organizaban para los niños. En esta década destacaban los jóvenes del pueblo José María Villanueva, Mariano García y Benigno Tomás por ganar los pollos y algunas perras que se incluían en el premio.

Antes del inicio de la prueba, las autoridades salen del ayuntamiento, acompañando a la horca de los pollos, y se dirigen hasta el lugar de la corrida. En la carrera de los mozos se sale desde el peirón hasta la caseta de Sabino, ida y vuelta, cubriendo unos cuatro kilómetros de recorrido. Los tres vencedores, después de la entrega de premios, eligen una moza entre las presentes y tienen que bailar la jota de los pollos. Durante varios años José Miguel Simón Domingo demostró su mejor estilo jotero.”

Todas estas coincidencias nos inducen a pensar estas fiestas comparten orígenes comunes con las que aquí estamos estudiando. Si bien, en muchas localidades turolenses como Cutanda, Andorra, Montalban, Urtrillas, Valle de Alfambra, Castelseras, Calaceite y Valderrobres y  otras De Huesca y Zaragoza el énfasis parece estar más en la carrera pedestre que en el baile en sí  hasta el punto que en muchos municipios ha desaparecido  la jota o se limita a una danza improvisada de los ganadores vestidos aún de corredores y en la propia linea de meta, como vemos en este vídeo de las fiestas del Pilar de Zaragoza.

El Baile de los Pollos en Bronchales, consistía en una Jota Hurtada[2] que se ejecutaba en parejas ataviadas con trajes regionales acompañados de dulzainas y tambores. Los danzantes, previamente inscritos para participar en el concurso, eran juzgados por los miembros de un jurado formado por autoridades civiles y religiosas y los ganadores recibían premios en metálico como se recoge en la mencionada cita de 1676 o se anuncia con textos muy similares año tras año en programas de fiestas como éste de 1947 que reproducimos aquí:

“A las dieciséis (horas del 15 de Agosto), solemnes vísperas de en honor de la Santísima Virgen con acompañamiento de la laureada banda, seguidamente tendrá lugar la tradicional y típica corrida y baile de los “Pollos” en la Plaza de Calvo Sotelo, en las que tomarán parte los “Garbos de la Jota” y se admitirán elementos de ambos sexos (no importa que hayan cumplido los 70), adjudicándose a los “Ases” valiosos premios en metálico a cargo del tribunal correspondiente”

Era interpretada por parejas de todas las edades pero era preferente y muy común que las parejas fuesen de avanzada edad como podemos ver en el reportaje fotográfico adjunto. Dos de las parejas más famosas y diestras en el baile de los pollos en los años 40 y 50 del siglo pasado, la constituían Marcelino “el Perito” con Mercedes Clavero y el tío Ramón “El caracol” con la tía Tomasa.

Nos consta por el programa de fiestas de Bronchales de 1968, que el Baile de los Pollos fue grabado por Televisión Española. Hemos solicitado el vídeo a RTVE de esa grabación para reflejarlo en este artículo. Al carecer todavía de él, hemos buscado una interpretación del mencionado baile de Belver de Cinza (Huesca) que bien pudiera guardar semejanzas con el aquí estudiado.

Notas al pie

[1] Las “corridas de pollos” por el Jiloca, GARCÍA RODRÍGUEZ, C. Y ADELL CASTÁN, J.A., Cuadernos del Xiloca nº 21, pp- 21-44, 2008

[2] Modalidad de jota de la serranía de Albarracín que lleva ese nombre porque se solía cambiar de pareja durante el baile (“hurtar” la pareja al compañero). En este vídeo de la Asociación universitaria de folclore aragonés “Somerondon” Jota Hurtada de Albarracin se puede ver esta modalidad de baile. Más información sobre este baile en este enlace de la misma asociación.

 

GALERÍA DE IMÁGENES

Anuncios

Autor: Manuel Matas

Miembro de la Junta Directiva de CECAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s